Mantén viva tu esperanza

No recuerdo bien cómo, en la época anterior a Google, cuando era adolescente descubrí la canción Imagine. Llevaba escrita su letra en la carpeta del instituto, junto a las fotos que recortaba de la Super Pop de Kirk Cameron (¿te acuerdas de él?). Hace mucho tiempo que perdí el interés por Kirk Cameron pero todavía hoy, cada vez que escucho Imagine, conecto con el deseo y la esperanza de un mundo mejor.

Desde que se publicó, Imagine ha sido un himno del pacifismo y la esperanza, promoviendo la idea de unidad e igualdad entre todos, sin tener en cuenta las diferencias que son separan, como las fronteras, la religión y la clase económica.

Hoy, casi 50 años después de que John Lennon y Yoko Ono escribieran esta canción, la situación real es que los países continúan fijándose más en lo que los separa que en lo que los une. Las personas seguimos aferradas a nuestras creencias más que nunca, mientras que, en muchas ocasiones, los intereses particulares pesan más que el bien común. Los medios de comunicaciones se contradicen continuamente e incluso, en las difíciles circunstancias actuales no se encuentra el consenso. El año 2021 ha empezado igual a como acabó el año 2020 y hay días en los que parece que todo esto no se acabará nunca.

En estos tiempos, la letra de Imagine puede parecer un deseo ingenuo e infantil. Sin embargo, siempre es un buen momento para rescatarla.

Imagine de John Lennon

Diréis que soy un soñador, pero no soy el único. Quizá algún día os suméis a nosotros y el mundo será de todos.

Imagine. John Lennon

¿Dónde está la esperanza en el mundo hoy?

Desde los medios de comunicación las malas noticias inundan todo. La economía, la política, las catástrofes naturales, la crisis sanitaria… todo parece indicar que el mundo va cada vez peor. Las redes sociales se inundan con memes que anuncian meteoritos y conspiraciones. La percepción general es que todo va mal. No queda espacio para la esperanza.

Sin embargo, no deberíamos limitar nuestra perspectiva del mundo a lo que vemos a diario en las noticias. Basta con echar un poco la vista atrás para ser conscientes del progreso que ha experimentado la humanidad. Aunque no lo parezca, el mundo mejora con los años. Ha habido grandes avances en todos los ámbitos: la ciencia, la tecnología, la educación o la nutrición. Las mujeres, que siempre hemos estado en una posición aún más desfavorecida, también hemos logrado derechos que mejoran nuestra situación general.

Incluso la actuación ante la actual crisis sanitaria, por muy caótica que pueda parecer, es más eficiente que la de la crisis vivida por la gripe española hace 100 años. Entonces, el mundo estaba inmerso en la I Guerra Mundial y la prioridad era continuar con la guerra. Los alcances de la medicina no eran comparables con los que existen hoy en día, el acceso a los hospitales no estaba generalizado y los enfermos no podían beneficiarse de las técnicas modernas de reanimación o de los antibióticos necesarios para tratar las complicaciones causadas por la enfermedad. Así que, sí, también hemos mejorado en esto.

Corren malos tiempos y el mundo se está volviendo viejo y malvado. La política es cada vez más corrupta. Los niños ya no son respetuosos con sus padres.

Inscripción en una piedra de Caldea, 3800 a.C.

¿Qué ocurre cuándo abandonas la esperanza?

Sin esperanza pierdes la capacidad de seguir adelante.

La esperanza va más allá de lo que estás viviendo hoy y mantiene tu confianza de que todo mejorará. La esperanza es seguir creyendo en ti cuando todo parece que está en tu contra.

Porque aunque ahora lo veas todo gris.

Aunque creas que nada sale bien.

Aunque ahora parezca imposible por más que lo intentas.

Sigue preguntándote cómo mejorar.

Continúa reflexionado cómo conseguirlo.

No tires la toalla.

Mañana puede ser diferente a hoy.

La pérdida de la esperanza supone cerrarte a la posibilidad de que algo mágico puede ocurrir en tu vida. Y uno de los aprendizajes más importantes del último año es que hay sucesos extraordinarios que cambian el rumbo de los acontecimientos. Sin previo aviso.

Si no abandonas en los momentos más difíciles, en cualquier momento puede surgir una posibilidad que ahora ni siquiera te imaginas y empiezan a pasar cosas que antes no habían pasado.

Porque la esperanza no es esperar que las cosas salgan exactamente como quieres, es abrirte a la magia de lo inesperado, algo sorprenderte y encuentres la oportunidad que esperas y la inspiración que necesitas para continuar.

luz nieve

La esperanza es creer que en medio de lo imposible puede surgir lo posible.

Mario Alonso Puig

Mujeres (y hombres) fuertes que pueden cambiar el mundo

Estados Unidos ha sido durante muchos años la referencia del mundo occidental. Al despedirse como presidente, Obama se llevó con él la esperanza de buena parte del mundo que conocemos.

Todavía no he leído su nuevo libro de memorias “Una tierra prometida”, pero sí leí hace poco el libro de Michelle Obama “Mi historia”, una biografía inspiradora en la que Michelle narra cómo su marido Barack Obama se inició en la política y cómo, de manera meteórica, se convirtió en el presidente de Estados Unidos más joven y en el primer afroamericano en conseguirlo. Todo ello fue posible por el deseo de cambio de la sociedad estadounidense y por la búsqueda de algo nuevo y diferente a lo que ya conocían. Barack Obama supo contagiar con sus palabras la esperanza de que todos juntos podíamos lograr un cambio a través del famoso Yes, we can, que, después, quedó plasmado en la canción del cantante Will I Am, cuyo vídeo puedes ver a continuación.

Yes, we can. Will I am

En su libro, Michelle repasa cómo el deseo de mejorar la sociedad marcó el rumbo de su carrera profesional y relata capítulos en los que, como mujer, resulta fácil sentirte identificada con ella. Cuenta que, antes de llegar a la Casa Blanca, ella también hacía malabares para conciliar, levantándose antes de las 5 de la mañana para ir al gimnasio, mientras su madre se quedaba con sus hijas hasta que ella volvía para llevarlas al colegio e irse a trabajar. También desvela que pasó épocas difíciles en la relación con su marido y cómo decidieron acudir a terapia de pareja para mejorar su comunicación. Por otro lado, a pesar de que Michelle nunca estuvo interesada en la política, una vez que fue Primera Dama, utilizó su puesto como una ventana para intentar mejorar los hábitos de alimentación y ejercicio de los estadounidenses, y se implicó especialmente con la formación y apoyo de mujeres jóvenes de entornos poco favorables.

Si te gustaría conocer más sobre Michelle Obama y sabes inglés, puedes escucharla en sus podcasts, en los que conversa, entre otros, con su marido, su hermano y sus mejores amigas.

Libro «Mi historia» Michelle Obama

Cuando atraveséis dificultades y penséis en rendiros, recordad algo que nos ha ayudado a Barack y a mí durante todos estos años, creer en el poder de la esperanza.

Michelle Obama

Imagina un mundo mejor

El mundo necesita soñadores. Personas que imaginen y que crean que todo es posible. Personas como tú y como yo, que crean que juntos estamos caminando hacia una vida mejor.

Las personas más pragmáticas dicen que las ideas son solo palabras. Y es cierto. Pero sin grandes ideales, nunca se conseguirá nada grande. A lo largo de la historia, ha quedado demostrado que la mayoría de avances científicos y tecnológicos al principio solo fueron considerados ideas poco cuerdas.

A nivel individual, es esencial que mantengas vivos tus propios sueños para levantarte cada día con ilusión. ¿Cómo te imaginas que sería una vida plena para ti? ¿Cuáles son tus sueños? Muchas veces ni siquiera te atreves a imaginarlo. Aquí te hablaba de cómo a veces nos quedamos ancladas a sueños inmaduros que, al no cumplirse, lo único que consiguen es generar frustración. No se trata solo de soñar despierta como en el cuento de la lechera. Se trata de soñar en algo que sea lo suficientemente grande para motivarte a generar un cambio y que despierte en ti el deseo de imaginar una vida mejor.

La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte corre diez pasos más allá ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.

Eduardo Galeano
corazón nieve

El mundo puede parecer hoy un lugar feo y malo en el que vivir, pero, como Lennon, creo que algo bueno nos espera.

Todo anuncia que nada volverá a ser como ayer. Pero, ¿cómo será mañana?

Flotar en el vacío sin rumbo es incómodo.

No quieres quedarte fuera de este movimiento de cambio. Pero aún no sabes hacia dónde te diriges ni qué has de hacer. Solo sabes que las antiguas normas y estructuras que antes te funcionaban ya no te sirven para continuar.

Te encuentras sumida en el caos.

Vive el presente.

Vive la vida en paz.

Sé una soñadora.

Imagina.

Mantén viva tu esperanza.

  • ¿Cómo imaginas tu mundo mejor?
  • ¿Cuál es el sueño que hace que cada día te levantes con ilusión?

Te espero al otro lado de los comentarios.

Un abrazo,

firma Laura

Todo este tiempo
Me ha dado por pensar
Que llegado el momento
Voy a vivir de verdad

Volveré a empezar. Stay Homas ft. Nil Moliner

Bibliografía

2 comentarios en «Mantén viva tu esperanza»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.