Cómo ganar tiempo para cumplir tus sueños

Todavía hay muchos días en los que, cuando llega la noche, y reviso lo que he hecho, veo todo lo que quería hacer y no he podido, y entonces, pienso que no tengo tiempo suficiente para todo. Esa es mi excusa favorita para seguir soñando eternamente. Es tan bonito hablar de los sueños e imaginar que algún día podrás alcanzarlos, que es tentador no quedarse ahí arriba, en las nubes. Confiar en que podrás lograrlo es el primer paso, pero no basta.

¿Te han dicho alguna vez eso de “hay que fluir” o cualquiera de sus variantes, como “fluye con la vida” o “deja que las cosas fluyan”? Realmente, es maravilloso sentir que todo fluye a tu alrededor de manera mágica.

Sin embargo, fluir no siempre funciona. Puedes confundirlo con pasar de todo o con quedarte sentada esperando a que las cosas sucedan solas por sí solas sin hacer nada.

Por eso, si no te gusta lo que la vida te está trayendo, deberías fluir menos y empezar a planificar más.

Sueña en grande. Comienza en pequeño. Actúa ahora.

Robin Sharma
carretera objetivos

No tienes tiempo para crear la vida que te gustaría

Seguro que te encantaría poder empezar a hacer las cosas de otra manera y poder dedicarle cada día parte de tu tiempo a acercarte a tu sueño. Pero la realidad es que:

  • Desde que te levantas, estás pensando en todo lo que tienes que hacer.
  • Vas corriendo a casi todos los sitios.
  • No logras llegar pronto a ninguna de tus citas.

Así que acabas estresada creyendo que no tienes tiempo para nada más que ir cumpliendo con tus obligaciones.

Sin embargo, todos tenemos 24 horas cada día. Y, aunque hay personas cuyo lema es #dormiresdecobardes, la mayoría de los mortales necesitamos descansar para estar bien al día siguiente.

Has llegado al estilo de vida que llevas ahora porque en algún momento decidiste organizar tu tiempo de una determinada manera. Si deseas vivir de otro modo, has de organizarlo de una manera distinta. Así de simple.

No existe falta de tiempo, existe falta de interés, porque cuando la gente realmente quiere, la madrugada se vuelve día, el martes se vuelve sábado y un momento se vuelve una oportunidad.

Dalai Lama

Sé consciente de tu tiempo

Lo primero que has de hacer es observar si ese no tengo tiempo es real y que empieces a ser consciente de tu tiempo y de cómo lo empleas.

Para ello, te voy a ayudar a reflexionar sobre tu gestión del tiempo.

Prioriza tu tiempo

Según la matriz de tiempo de Eisenhower, todas las actividades se pueden dividir en cuatro tipos:

  1. Lo importante y no urgente. Todo lo relacionado con lo que te hace crecer, como el desarrollo personal y profesional, la práctica de algún deporte o la meditación.
  2. Lo importante y urgente. Aquí están las tareas de última hora, los imprevistos graves, las emergencias médicas y las fechas tope a cumplir.
  3. Lo no importante y urgente. Son las situaciones imprevistas, como llamadas o e-mails de última hora, justo cuando te tienes que ir.
  4. Lo no importante ni urgente. Es todo aquello que no mejora tu calidad de vida pero que te hace perder el tiempo, como comprobar los nuevos mensajes en las redes sociales varias veces al día.
Matriz de tiempo importante y urgente
Fuente: Matriz de tiempo de Eisenhower

Piensa en las tareas que desarrollas a diario, según esta clasificación, y responde a estas preguntas:

  • ¿Cuáles son tus prioridades personales y profesionales?
  • ¿Eliges tu tiempo basándote en ellas?
  • ¿Qué tipo de actividades realizas la mayor parte de tu tiempo?
  • ¿Cuánto tiempo dedicas en hacer actividades importantes que no eran urgentes? 
  • ¿Qué conclusiones sacas?

Mantén tu foco

Ten claro tu objetivo cada día y mantente enfocada en él.

En general, las mujeres somos más dispersas que los hombres. Te voy a poner un ejemplo. Si quiero comprarme un vestido, primero, miro en varias tiendas, incluyendo sus páginas webs para después, salir de compras y probarme los vestidos que me gustan y aunque, crea que me sienta bien, es posible que siga buscando en otras tiendas. Sin embargo, cuando mi marido quiere comprarse un pantalón, va a tiro hecho: se acerca siempre a la misma tienda, se prueba su talla y se lo compra. Eso es estar enfocado. 

Cada día al levantarte, recuerda qué es lo más importante para ti en ese día. En base a ello, organiza lo que vayas a hacer y resérvate un tiempo para hacerlo.

Hay veces que como piensas que necesitarías muchas horas para lograr hacer algo y no lo consigues, entonces, no haces nada. Puedes comenzar con reservarte pequeños ratos para avanzar. Si no puedes dedicarte a ello durante todo el fin de semana, seguro que, en lugar de ver una película después de comer, puedes dedicarte a ello, al menos, durante un par de ratos.

Olvídate de la multitarea

Hay días que recojo la ropa del tendedero y a la vez, preparo la cena al mismo tiempo que intento tomar apuntes en la cocina mientras escucho un podcast motivador.

Durante mucho tiempo, las mujeres nos hemos enorgullecido, frente a los hombres, de nuestra capacidad para hacer varias cosas a la vez. Además, nos avalan estudios científicos que demuestran que la conexión entre los hemisferios del cerebro femenino facilita la multitarea frente a las conexiones del cerebro masculino.

Sin embargo, cuando activas el modo multitarea, la sensación que te queda es de no hacer nada bien.

Así que, aunque seas capaz de hacer más de una actividad al mismo tiempo, concéntrate en hacer una sola cada vez.

Además, aprende a disfrutarlo y cuando te centres en una única cosa, no pienses en que deberías estar haciendo nada más.

No digas que no tienes suficiente tiempo. Tienes exactamente el mismo número de horas que tuvieron Pasteur, Michelangelo, Hellen Keller, Madre Teresa, Leonardo da Vinci, Thomas Jefferson y Albert Einstein.

H. Jackson Brown Jr.

Los mejores trucos para ganar tiempo

Aunque todos los días tengan 24 horas, puedes ganar tiempo si lo aprovechas mejor con los trucos que te cuento a continuación:

Levántate pronto

En mi caso, sé que madrugar es la única manera de asegurarme de tener un rato para mí sola sin interrupciones.  Aunque a veces me da pereza, la mayoría de las veces, incluso disfruto de levantarme la primera y de escuchar la casa en silencio.

Si te animas a probarlo, no tiene por qué ser una tortura. Para hacerlo más agradable, puedes crear tu propio ritual de la mañana, como el que te propongo:

  • Enciende una vela con la intención de que su luz te guíe en tu tarea.
  • Haz algunos estiramientos de yoga para conectar con el cuerpo.
  • Haz una pequeña meditación para conectar, no solo con tu mente sino con tu corazón. Simplemente, puedes cerrar los ojos y concentrarte en tu respiración durante cinco minutos.

Como también es necesario dejar que el cuerpo descanse y se despierte por si solo, los domingos puedes olvidarte de poner el despertador y quedarte un poco más en la cama.

Yo tomé esta idea del libro “El monje que vendió su Ferrari”,  de Robin Sharma, que te recomiendo sin duda y en el que desarrolla los beneficios de levantarse a las 5 de la mañana.

En cualquier caso, en torno a la idea de madrugar existe todo un método científico.  De hecho, este mismo autor ha escrito otro libro titulado “El club de las 5 de la mañana”, que explica una completa metodología para aprovechar las horas en las que tienes más energía mientras los demás siguen durmiendo.

Yo he descubierto que madrugar me sienta bien, ya que, por la noche, me cuesta más concentrarme porque estoy cansada de todo el día. Pero, como tú eres la que mejor te conoce, si eres de las que les gusta más quedarse hasta tarde por la noche, hazlo de esa otra manera

Cómprate una agenda

De entre todos los sofisticados sistemas de organización, el que yo prefiero es una agenda de papel.  Aunque me apunto las citas en el calendario del móvil, en mi agenda, lo apunto todo: las llamadas pendientes, los regalos de cumpleaños que tengo que comprar, si cambian el sitio de entrenamiento de mi hija, las reuniones de colegio, cuándo tengo que devolver los libros a la biblioteca y todo lo que se me ocurre. Si no está escrito en mi agenda, para mí, no existe.

A veces, simplemente tienes estrés acumulado por miedo a olvidarte de algo importante. Apuntar todo lo que tienes en tu mente te ayuda a liberarla de todas las preocupaciones.

Por eso, si no tienes ya una, cómprate una agenda e incluye toda la información relevante para ti, cumpleaños, aniversarios y otros datos, como las fechas de tu ciclo menstrual. Como te contaba aquí, dependiendo de la fase del ciclo en la que te encuentres, te será más fácil realizar unas tareas u otras.  De esta manera, asigna las tareas más reflexivas y tranquilas para cuando preveas que estés con la menstruación mientras que reserva las labores más creativas para tu fase ovulatoria.

Asimismo, puedes completar tu agenda con otros datos, como las fechas de luna llena y luna nueva. Y tú dirás, y esto, ¿para qué?. Al igual que ocurre con las fases del ciclo menstrual, cada fase lunar es apropiada para cosas distintas. Por un lado, las lunas nuevas (similar a la fase menstrual) son momentos especialmente propicios para establecer una intención, renovar planes y empezar algo nuevo para dar pasos firmes hacia un objetivo. Por otro lado, las lunas llenas (similar a la fase ovulatoria) facilitan la expansión mental y social y estás más receptiva ante los estímulos externos.

Busca ayuda a tu alrededor

A veces, te empeñas en querer llegar tú sola a todo. Y no siempre es posible. Puedes pedir ayuda a la gente que te rodea.

  • Habla con tu pareja para turnaros en ir a recoger a los niños al colegio los viernes por la tarde.
  • Llega a algún acuerdo con las madres de los amigos de tus hijos y haced intercambios de tarde de juegos para que puedas tener tardes libres extra.
  • Pide ayuda para hacer las cosas de la casa. Tiene un coste económico pero tu tiempo también cuesta dinero.
  • Aprende a decir no. No añadas nada sin eliminar algo que te ocupe la misma cantidad de tiempo y de energía.

Cuando necesites tener tiempo para ti, tómatelo, porque nadie te lo va a dar.

Lucy MacDonald
planficar el día

Planifica tu semana

Decidir con antelación qué vas a hacer la semana que tienes por delante te ayudará a mantener el foco y a priorizar tus actividades según la importancia que tengan para ti.

Define 3 tareas importantes para cada semana.

No te sobrecargues. No te pongas más de tres metas. Si no, lo acabarás dejando.

Además, inevitablemente, te irán surgiendo otras cosas urgentes y menos importantes. Por ello, aquello que sea más importante para ti, hazlo lo primero.

Por ejemplo, ahora para mí, considero que escribir en el blog es una tarea importante así que me voy reservando huecos a lo largo de la semana para que, de una manera u otra, llegue al fin de semana y pueda publicar un artículo nuevo.

Para cada tarea, desglosa qué tienes que hacer.

Divide la tarea en todas las pequeñas actividades que suponga. Sé específica, ponle tiempo y define cuándo lo vas a hacer.

Siguiendo con mi ejemplo, antes de escribir un artículo tengo que decidir sobré qué voy a escribir, dónde voy a buscar la información (podcasts, libros, revistas), las fotos con las que quiero acompañar el texto, las citas que voy a incluir y la canción con la que quiero terminar.

A lo largo de la semana, voy leyendo la información que he buscado mientras me desplazo en coche o en metro, o escucho los podcasts mientras cocino y voy apuntando las ideas.

Cada día, saco un rato para sentarme a escribir delante del ordenador y el último día, reviso todo lo que he escrito, lo edito y le doy forma. Lo subo a la plataforma de WordPress y compruebo que les va a llegar a las suscriptoras del blog de manera correcta.

Por eso, has de ser realista y saber el tiempo que te va a llevar hacer eso que has definido.

Concreta qué cosas son importantes para ti hacer en el día a día.

Además de unos objetivos semanales, haz una lista con todo aquello que quieras hacer cada día y vete marcando un tick al lado. Apúntalo todo, incluso, sonreir; te aseguro que hay días en los que no viene mal que te lo recuerden.

Dicen que para convertir algo en un hábito, es necesario hacerlo durante 21 días seguidos.

Por eso, hasta que logres incluirlo en tu rutina, es muy importante que te agarres a esta hoja y todos los días marques los ticks cuando lo cumplas. Hazlo así, sobre todo al principio.  Luego puedes ser un poco más flexible y darte un margen de 2 ó 3 días si no lo haces un día, antes de volver a retomarlo.

De todas formas, no tires por la borda todos tus avances por no haberlo hecho durante un par de días.  ¿No te ocurre que, cuando estás a dieta, decides comerte solo un cuadradito de chocolate y entonces, como crees que ya te la has saltado, acabas comiéndote media tableta?. No caigas en el mismo error y sigue donde lo dejaste antes de tu parada en el camino.

plantilla semanal
Fuente: Canvas

Puedes pensar que al dejar de fluir y al planificar todo tu tiempo, vas a perder la espontaneidad y que la vida va a dejar de sorprenderte.

Al contrario, cuando tu mente se focaliza en un objetivo, empiezas a recibir información de sitios que ni conocías y sin que la busques directamente.

Además, para evitar la sensación de tener todo tu día prefijado y con poco margen de actuación, resérvate ratos sin nada que hacer y observa qué es lo que el corazón te sugiere.

Sin embargo, procura hacer todos los días algo que te acerque a tu sueño.  No siempre es lo más fácil ni lo más divertido, pero, en el momento en el que tu motivación decaiga, recuérdate por qué empezaste para no abandonar.

  • ¿Sientes que tienes tiempo para hacer las cosas que verdaderamente te interesan?
  • ¿Planificas tus días y tus semanas?
  • ¿Utilizas algún otro método de organización?

Te espero en los comentarios.

Un abrazo,

firma Laura

Y hay un tiempo para existir, en el tiempo que te han dado
Para dejar atrás los fantasmas del pasado
Y hay un tiempo para creer, tiempo para buscar

Hay un tiempo para olvidar todo lo que pudo ser y nunca será
Es nuestro tiempo.

Nuestro tiempo. Amaral

Bibliografía

Si te ha gustado, compártelo con otras mujeres a las que creas que les puede interesar. Gracias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.