Cómo convertirte en una soñadora práctica

Mi familia y yo decidimos hace varios meses mudarnos a otro barrio diferente dentro de Madrid. Desde entonces, estamos buscando piso. Además de poner alarmas en la web de idealista.com, anoté con todo lujo de detalles las características de ese piso ideal y pedí ayuda al Universo, a Dios, a las hadas, o a todos ellos juntos. Y entonces, esperé a que apareciera el piso que deseaba. Y esperé. Y seguí esperando.

Todos los pisos que aparecían y que, en principio, encajaban con la lista de cualidades deseables tenían alguna pega: era oscuro, la cocina era demasiado pequeña, no tenía trastero o estaba lejos de nuestra zona de influencia. Todas estas razones son válidas, pero después de un tiempo, me he dado cuenta que para seguir avanzando hay que elegir y que el piso ideal que busco no existe más que en mi cabeza.

piso

Realmente soy un soñador práctico; mis sueños no se encuentran en el aire. Lo que yo quiero es convertir mis sueños en realidad.

Mahatma Gandhi

Cuando seguir soñando te evita tomar responsabilidades

Soy buena en el mundo de lo abstracto y de los sueños, de lo sutil y de lo femenino. Ante la indeterminación de los planes futuros, me siento ilusionada ante las infinitas posibilidades que se presentan ante mí.

Sin embargo, la concreción no es algo tan fácil para mí. Te he contado otras veces lo mucho que me cuesta decidir, incluso cuando se trata de hacer la maleta en vacaciones. Así que, si se trata de una toma de decisión acerca de un cambio de piso, se complica mucho el asunto.

Mi esencia es soñadora e idealista. Pero mantenerme en la búsqueda continua de ese ideal perfecto limita mi vida real. Doy vueltas y vueltas y no logro definirme en nada. Me quedo siempre en esa divina insatisfacción de no tener aquello que anhelo por renunciar a que eso no resulte perfecto.

Cuando me refugio demasiado en el sueño, estoy evitando el compromiso con eso mismo que estoy buscando. Continuar soñando me evita tener que pasar a la acción, confrontarme conmigo misma y con los demás para sopesar cuál es la mejor decisión.

Sin esa parte más práctica, el sueño se vuelve irreal y nunca se completa. Por eso, para poder hacer realidad nuestros sueños, hemos de integrar en nosotras la fuerza de la energía masculina que todas las mujeres tenemos.

Todo esto supone un gran desafío para mí: elegir una de esas posibilidades infinitas y que solo ésta sea real, aunque el resultado no sea tan maravilloso como el que he dibujado en mi cabeza.

En los sueños comienza la responsabilidad.

William Butler Yeats

Vive presente en tu realidad

Soñar es una forma de evadirme y así, evitar afrontar la realidad, que, a veces, no tiene colores tan brillantes como en los mundos fantásticos de los sueños.

Cuando dejo que mi parte soñadora se convierta en algo inabarcable, pierdo el contacto con la realidad. Me doy cuenta de que me está pasando esto cuando me levanto por la mañana y pretendo que mi día sea como si estuviera dentro de un vídeo de Taylor Swift. Simplemente inalcanzable.

Me. Taylor Swift

No creas que mi recomendación es que te resignes y que no sueñes con un algo grande y bonito. Yo tampoco renuncio a ello. Solo que no dejes que esta búsqueda de un ideal perfecto te impida apreciar lo bueno que tiene tu realidad.

Cuando únicamente miro mis sueños, estoy aquí y allá, sin estar realmente presente en ningún sitio. Gracias a prácticas como la meditación, consigo espacios de presencia y reflexión que me aportan la serenidad y la claridad que mi mente necesita para poder ser consciente de que la vida me ofrece a cada momento lo que realmente necesito.

Otro vídeo muy diferente al de Taylor Swift, pero igualmente hermoso, es el de Jahnavi Harrison cantando el mantra Hari Om. Me recuerda que las vidas normales en situaciones como las que ocurren a diario en una gran ciudad llena de actividad como Londres, también podemos encontrar esa paz del paraíso terrenal perdido que una vez creímos fuera de nosotros y fuera de nuestro alcance.

Hari Om. Jahnavi Harrison

Luz en tus pensamientos

Paz en tus palabras

Amor en tu corazón

Termino de contarte mi historia de la búsqueda de pisos. Me di cuenta de que si seguía buscando el piso perfecto era probable que no lo encontrara.  Así que finalmente, nos decidimos por un piso que cumplía las características de la lista que considerábamos más importantes, pero no todas ellas. Resolvimos todas las cuestiones más prácticas: hicimos cálculos, presentamos una oferta y nos dispusimos a negociar el precio. Pero como la vida no siempre es como imaginas, los vendedores rechazaron nuestra oferta y nos quedamos sin ese piso.

Ahora parece que estamos en el punto inicial de nuevo. Pero no es así. Hemos avanzado otra casilla en el tablero. Como con el resto de experiencias, esto nos servirá para actuar de otra manera con la siguiente vez.

Puede que ese piso con una terraza fantástica desde la que ver atardecer mientras de fondo suena música de piano, solo sea la representación del cambio que quiero y que ese piso perfecto no exista. Pero puede que tampoco necesitemos que sea así para construir un hogar en él.

  • ¿Te sientes insatisfecha por no tener aquello que más deseas, pero no vas a por ello?
  • ¿Confías en que el Universo te ayudará y solo esperas a que las cosas cambien?

Como siempre, me tienes al otro lado de la pantalla.

Un abrazo,

firma Laura

Son sueños que son de verdad
Me gustaría que fuera real
Son sueños, quiero llegar hasta el final
Y nada sirve si no estás

Son sueños. El Canto del Loco

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.