Pon tu atención en lo que ya tienes y no en lo que te falta

En muchas ocasiones, los pensamientos negativos aparecen de manera espontánea, mientras que tengo que esforzarme concienzudamente para ser capaz de detectar las ventajas de cada situación que vivo.

Ahora, al menos, soy consciente del modo en el que mi mente funciona. Antes, ni siquiera me daba cuenta de ello.

Cuando entro en este bucle, soy incapaz de apreciar lo que ya tengo, imaginando mil escenarios, a mi parecer, mejores que el mío. Puede que ni siquiera sea algo malo, pero, ante el más mínimo contratiempo, de manera casi automática, empiezo a notar cómo el agobio surge en mi interior.

Por eso, para poder disfrutar más cada momento, me he fijado como propósito de mitad de año aprender a valorar lo que ya tengo antes que fijarme en lo que me falta. Algo que, aunque pueda resultar bastante obvio, no es tan sencillo. Al menos, no para mí.

Si con todo lo que tienes no eres feliz, con todo lo que te falta tampoco lo serás.

Erich Fromm

Controla tus pensamientos

Aprende a reconocer tus pensamientos negativos. Para ello, lo primero, observa tu forma de actuar. Empieza respondiendo a las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo hablas? ¿Qué palabras utilizas? ¿Qué es lo que dices?
  • ¿Qué pensamientos son los más comunes para ti?
  • ¿En qué te enfocas?  ¿En las quejas, en los miedos, en lo que no sale bien?

Así, descubrirás la inercia que se enconde en tu forma de pensar y tomarás conciencia de tus pensamientos para saber si te fijas primero en lo que te falta antes que en lo que ya tienes.

Puedes pensar en tu mente como un ente independiente que va por libre y que tú no puedes evitar actuar como lo haces.

Pero, ¿sabes que sí puedes decidir cómo pensar y en qué quieres enfocarte?

La mente es como un músculo que hay que entrenar en el gimnasio.  Tú puedes cambiar la forma en la que funcionan tus pensamientos.

Cuando decides poner el poco en algo, esto se multiplica, mientras que cuando se lo quitas, simplemente lo aceptas y va desapareciendo.

Valora el lado bueno de las cosas

Querer mejorar tu situación es un anhelo natural de cualquier persona que, en muchas ocasiones, puede servirte de motor para avanzar. Sin embargo, si mantienes una actitud de inconformismo constante y siempre le encuentras pegas a todo, te va a resultar muy complicado valorar lo que ya está en tu vida.

Puede que tu situación económica, laboral o amorosa sea buena, pero si te enfocas únicamente en lo que te falta, no podrás disfrutarlo y así, seguirás viviendo en una sensación de escasez absoluta.

Antes de desear otras cosas diferentes a las que ya están en tu vida, ¿te has parado a admirar todo lo bueno que está a tu alrededor? ¿Crees que sabes apreciar de verdad todo lo que te rodea?

A continuación, te pongo algunos ejemplos:

  • Quizá este verano no puedas ir a la playa de vacaciones; pero puedes ir a tu casa del pueblo.
  • Quizá te gustaría vivir en un ático con vistas a la sierra; pero desde tu salón de tu piso puedes disfrutar de unos atardeceres preciosos.
  • Quizá no te gusta tu trabajo; pero te deja tiempo libre para dedicarlo a otras cosas con las que realmente disfrutas.
  • Quizá tu pareja no te regale flores por San Valentín; pero está a tu lado cuando tienes un mal día en el trabajo.

La clave está, una vez más, en encontrar un equilibrio sano, como te recordaba aquí, entre el agradecimiento por lo que tienes y la búsqueda de algo más en sintonía con tus deseos.

Si algo no te agrada, quítale todo el poder que tienen: tu atención.

¿Qué sucedería si pudieras ver tu vida desde fuera?

Cuando te acostumbras a tener algo, se te olvida que es especial y dejas de darle el valor que se merece. Lo normalidad no te deja ver la belleza de lo cotidiano.

Todas tenemos problemas o dificultades cada día, más o menos graves, y la rutina y el estrés hacen que acabes el día cansada y harta de muchas cosas. Sin embargo, la única que puede decidir ser feliz o no, eres tú.

Según un estudio realizado por la marca Lancôme, una de cada tres mujeres declara no sentirse feliz. Quizá tú también creas que te falta lo necesario en tu vida para ser feliz.

¿Has pensado cómo se ve tu vida desde fuera? Quizá si pudieras ver tu vida de manera externa, como si fueras una espectadora de una obra de teatro, serías capaz de apreciar todo lo que ni siquiera reparas, solamente porque son las cosas normales en tu vida.

¿Qué sucedería si pudieras ver tu vida desde fuera?

Practica la gratitud

¿Qué haces cuando recibes un regalo? Normalmente, das las gracias por ello, ¿verdad? Pues esa misma energía de apertura a recibir nuevas cosas en tu vida es la que se crea con el agradecimiento.

Si mantienes una actitud de gratitud constante y te conviertes en una mujer agradecida, observarás otros beneficios en tu vida:

  • Generarás dentro de ti una sensación de abundancia y te conectará con lo que tienes aquí y ahora.
  • Abandonarás el papel de víctima y de escasez.
  • Te sentirás merecedora para recibir.

Por eso, hoy te propongo un ejercicio para hacer antes de acostarte:

  • Durante cinco días escribe 10 cosas por las que estás agradecida.
  • Después escribe cada noche dos cosas por las que agradeces de ese día.

Continúa haciéndolo como parte de tu práctica diaria para crear en ti el hábito de poner tu foco en lo que te gusta en lugar de fiarte en lo que no te agrada. Así, casi sin darte cuenta, activarás el poder del agradecimiento y cambiará tu actitud ante la vida.

La gratitud es la flor más bella que brota del alma.

Henry Ward Beecher

Acepta que las cosas no suelen ser perfectas

No existe nadie ni nada perfecto. Toda cara tiene su cruz. Eso no significa que sea peor.

Quiere decir, simplemente, que has de mantener en una actitud alerta y con los ojos abiertos para ser capaz de apreciar lo bueno que siempre subyace detrás de todo.

No hay nada más raro ni más hermoso que una mujer siendo ella misma, cómoda en su perfecta imperfección. Para mí, esa es la verdadera esencia de la belleza.

Steve Maraboli

Ahora te toca a ti decidir hacia dónde enfocas tus pensamientos.

Como siempre, te espero en los comentarios.

Un abrazo,

firma Laura

Y no quejarse más del todo, por cierto

Es sólo una cuestión de actitud

Atreverse a atravesar el desierto

Hay un pozo profundo en la esquina del sol

Es sólo una cuestión de actitud. Fito Paez

Bibliografía

  • Podcast PsicoGuias por Helena Echevarría. Tener una mente positiva. Episodio 71
  • Módulo de la gratitud. Curso Mujer creadora

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.